Información sobre entregas a Arica hace más de 30 años

La Corte de Apelaciones del norte de Norrland anunció el 27 de marzo el fallo en el caso sobre las entregas de Boliden a Arica, Chile, a mediados de la década de 1980. El tribunal determinó, al igual que el tribunal de distrito de Skellefteå, que Boliden no era responsable de los daños. La valoración de Bolidens, respaldada por la sentencia de la Corte de distrito, es que las entregas fueron salvaguardadas por un trabajo minucioso y se realizaron de acuerdo con las agencias suecas y con el permiso de las agencias chilenas. 

Boliden: un actor en la industria mundial del metal 

Las empresas de metales procesan un montón de metales diferentes y otros compuestos que en muchos casos son tóxicos y peligrosos para el medio ambiente, pero en un estado refinado podrían ser una fuente valiosa para la extracción. Los productos de desecho de una empresa suelen ser la materia prima de otra empresa. De la misma manera que Boliden envía productos de desecho a otras empresas, que pueden extraer metales y otros compuestos, Boliden también recibe los productos de desecho de otras compañías, que nosotros extraemos. La cantidad de residuos finales en conjunto, que deben depositarse, se puede minimizar. 

Entregas de Boliden a Promel 1984-1985 

Entre 1984 y 1985 Boliden entregó un total de aproximadamente 20 000 toneladas de lodos residuales desde la planta de Rönnskär a la empresa chilena Promel en la ciudad de Arica. El lodo era material residual de la planta de arsénico de Rönnskär y contenía, entre otros, arsénico, plomo, hierro, oro y plata. En Rönnskärsverken, a principios de la década de 1980, se había establecido que los procesos propios no eran adecuados para la extracción de lodos residuales, y se buscaban diferentes alternativas para la eliminación del material, donde una de varias alternativas era el reprocesamiento en el proceso de otra empresa. 

Las relaciones de Boliden con Promel comenzaron en 1983 como parte de la cuidadosa evaluación de Boliden de los posibles receptores de los lodos residuales. Posteriormente, las partes celebraron un acuerdo en el sentido de que los lodos residuales serían transferidos y exportados a la planta de Promel en Arica, Chile. Chile era una nación minera importante y Promel tenía muchos años de experiencia en la extracción de arsénico. El propósito de la venta era que Promel procesara de forma independiente los lodos residuales y, por lo tanto, creara principalmente dos productos (arsénico en bruto y productos de óxido que contienen oro y plata, entre otros) para revenderlos a otras empresas metalúrgicas. La planta de Promel, que estaba cercada y ubicada en una zona industrial junto al desierto en las afueras de Arica, era muy adecuada para este propósito. 

Después de un par de envíos de prueba a Promel para pruebas a escala de laboratorio y a las autoridades chilenas, complementados con una visita del entonces gerente ambiental de Rönnskär, un primer envío de lodos residuales fue a Chile en agosto de 1984. 

En octubre del mismo año, el director medioambiental de Rönnskär realizó una nueva visita in situ para ver cómo se manipulaba el material. No se había iniciado todavía ningún reprocesamiento a gran escala; por otro lado, los ensayos con 500 kilos de artículos habían dado resultados positivos. A esta segunda visita también asistió un representante de la Autoridad Sanitaria de Chile en Santiago. Se decidió esperar con la segunda entrega hasta que hubiera resultados positivos a mayor escala. En octubre de 1984, Boliden recibió noticias de Promel de que había comenzado el reprocesamiento a gran escala y que ahora estaban esperando la próxima entrega. Un segundo envío se envió en noviembre de 1984 y un tercer y último envío en julio de 1985. En el tiempo transcurrido entre el segundo y el tercer envío, Boliden realizó otra visita a Promel y pudo establecer que había comenzado el reprocesamiento del material. 

La exportación de lodos residuales durante 1984-1985 cumplió con todas las leyes y reglamentaciones vigentes en ese momento y se llevó a cabo bajo un escrutinio completo por parte de las autoridades competentes de Suecia y Chile. Promel tenía todos los permisos pertinentes para la importación, el almacenamiento y el procesamiento del material y Boliden llevó a cabo investigaciones exhaustivas para asegurarse de que el material se manejara de manera adecuada. 

Acontecimientos posteriores a 1985 

Con la finalización de la entrega de los lodos residuales en 1985, cesó la relación entre Boliden y Promel. Mucho después, Boliden se dio cuenta de que Promel posteriormente interrumpió el reprocesamiento de los lodos del humedal y sus otras operaciones en la planta y dejó los lodos residuales y otros productos residuales en el área. Además, ha surgido que las autoridades chilenas permitieron y participaron en la construcción de áreas residenciales junto a las instalaciones de Promel. A pesar de que las autoridades chilenas tenían conocimiento de que Promel no eliminaba los lodos de los humedales ni otros productos residuales de las operaciones anteriores de la empresa de manera responsable, no se tomaron medidas especiales de precaución. 

Durante la segunda mitad de la década de 1990, surgieron sospechas de que las personas en las áreas residenciales cercanas a las instalaciones de Promel en Arica estaban expuestas, por ejemplo, a plomo y arsénico. La percepción general era que el polvo de los lodos residuales se había extendido con el viento y contaminado el área inmediata alrededor de la planta de Promel. Solo cuando esto recibió atención general, específicamente en 1998, las autoridades chilenas se aseguraron de que los lodos residuales se trasladaran al desierto fuera de Arica para su almacenamiento seguro y que el antiguo lugar de almacenamiento fuera descontaminado. La descontaminación de otras partes de la extinta instalación de Promels no se completó hasta alrededor de 2010. 

En el mismo año en que se llevó a cabo la reubicación de los lodos residuales, Boliden se dio cuenta de que se sospechaba que los lodos residuales exportados a Promel muchos años antes habían provocado un aumento de los problemas de salud entre los residentes en las cercanías de la antigua instalación de Promel. Boliden ofreció en varias ocasiones poner a disposición la experiencia de la compañía para ayudar a las autoridades en Arica, pero la oferta nunca fue utilizada.

Los procesos judiciales en Chile han establecido en los últimos años que Promel y la Autoridad Sanitaria de Arica han actuado con negligencia y son responsables de los daños que el tribunal ha considerado surgidos como consecuencia de deficiencias en el manejo de los lodos residuales. También se han pagado daños a un gran número de personas afectadas.

Por su parte, Boliden ha llevado a cabo un extenso trabajo de investigación tanto a nivel interno como con la ayuda de expertos externos independientes para esclarecer los hechos discutidos anteriormente. La evaluación general es que Boliden tomó todas las medidas de investigación y precaución razonables al exportar el lodo del humedal y no puede ser considerado responsable de las deficiencias en el manejo posterior del material. 

En 2013, la empresa Arica Victims KB inició un proceso judicial contra Boliden en el Tribunal de Distrito de Skellefteå en nombre de más de 800 particulares de Arica que afirman haber estado expuestos a la exposición al arsénico debido a los lodos residuales. Boliden ha negado que la empresa haya actuado con negligencia y, sobre esta base, sería responsable de los daños. Además, los expertos independientes contratados por Boliden han realizado estudios científicos exhaustivos, que argumentan firmemente que no existe una conexión entre los lodos residuales y la exposición al arsénico a la que los particulares creen haber estado expuestos.

Publicado en la página de inicio de Boliden:

Declaración de Klas Nilsson, director de comunicaciones del grupo, Boliden

Publicado después de la decisión de la Corte de Apelaciones en el caso Víctimas de Arica vs. Boliden.

Traducido por Zeb Holmberg

Deje su comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.