La marea está cambiando contra el comercio mundial de desechos tóxicos, ya que un tribunal de apelaciones de Suecia considera la difícil situación de casi 12,000 víctimas. El conglomerado minero sueco Boliden comenzó a enviar desechos tóxicos desde su fundición Rönnskärs a mi ciudad natal, Arica, en el norte de Chile a mediados de la década de 1980, cuando vivíamos bajo el gobierno del general Augusto Pinochet. Boliden podría haber optado por almacenar el material en Suecia, y afirman que habría sido más barato para ellos hacerlo. En cambio, lo enviaron al otro lado del mundo en un acuerdo con la ahora desaparecida empresa minera chilena Promel SA ...

Leer más