El Senado chileno exige que los residuos tóxicos de Arica sean devueltos a Suecia. (Español y sueco)

El Senado exige que el presidente Sebastián Piñera instruya al Ministerio de Relaciones Exteriores para solicitar al gobierno sueco que retire los desechos tóxicos del país escandinavo que actualmente se ubica en Arica.

Entre 1984 y 1985, la empresa sueca Boliden Mineral AB transportó el equivalente a 19,139 toneladas de residuos mineros con altos niveles de cadmio, mercurio, plomo, arsénico y otros metales pesados, desde Suecia hasta la ciudad de Arica.

Estas importaciones se realizaron a través de Computador Metalúrgica (Promel) Ltda, empresa que procesaría este material para extraer oro, plata y arsénico, aunque no pudieron hacerlo. La empresa metalúrgica también recibió 1762 toneladas de lodos de otros lugares entre 1984 y 1989.

Esta actividad terminó en descuido y se dejaron 20,901 toneladas de desechos tóxicos cerca de áreas residenciales con una población socialmente desfavorecida y es uno de los mayores desastres ambientales de la historia doméstica, provocando que miles de personas sean envenenadas por metales pesados ​​con graves consecuencias para la salud, como cáncer. , enfermedades óseas y respiratorias, alergias, anemia, entre otras.

Carta de la ONU
Como ni el gobierno chileno ni el sueco se responsabilizaron por los residuos, el 23 de marzo de 2021, seis relatores especiales de la organización de la ONU enviaron tres cartas a los gobiernos de Suecia y Chile, así como al máximo representante de Boliden Mineral AB, para tomar responsabilidad por la contaminación de Arica de una manera que respete los derechos humanos y ambientales de las personas afectadas.

Representantes del organismo internacional instan al gobierno chileno a brindar información detallada sobre las medidas tomadas y lo que se está haciendo para proteger los derechos a la vida, la salud física y mental, la vivienda y el agua potable. Al mismo tiempo, los relatores especiales de la ONU se pusieron en contacto con el gobierno sueco para responder a la posibilidad de devolver los residuos tóxicos al país nórdico.

El gobierno sueco respondió el 21 de mayo que no estaba de acuerdo con la declaración de que Suecia tenía alguna obligación con respecto a la situación en Arica, ya que esta cuestión ha sido examinada por tribunales tanto en Chile como en Suecia. Además, se describen los compromisos asumidos por el gobierno sueco con respecto a los derechos humanos y el medio ambiente, y cómo ha implementado las directrices y principios de la ONU.

El Senado pide repatriación de residuos tóxicos
Ante esta situación, el Senado presentó un plan llamando al presidente Sebastián Piñera a instruir al canciller, Andrés Allamand, a solicitar al gobierno sueco que "maneje el traslado de las 19,139 toneladas de" lodos con contenido metálico "enviadas por Boliden Mineral AB a través de Sociedad Procesadora Metalúrgica Ltda, desde la fundición en Rönnskärsverken, hasta sus orígenes cuando son capaces de manejar correctamente los residuos peligrosos. Y que Suecia, con buen ánimo, también se ocupa de las restantes 1762 toneladas de lodos con contenido metálico importados por Sociedad Procesadora Metalúrgica Ltda. Depositado en la ciudad de Arica para su tratamiento en Suecia, dice el Senado.

Además de este plan, el Senado quiere que el Presidente solicite al Departamento de Estado que “inicie gestiones diplomáticas” para brindar asistencia médica especializada a las víctimas de la contaminación ambiental en Arica, así como a la organización ambiental integral en la zona conocida como Sector F, en la ciudad de Arica.

En el documento se plantea que los relatores de la ONU consideran que estas acciones constituyen una violación a los derechos humanos y por lo tanto no prescriben “porque siguen contaminando para siempre”, aseguró Girardi.

El parlamentario recordó que “en 1994 me tocó investigar y denunciar el tráfico de residuos peligrosos que trajo de Suecia a Chile la empresa Boliden. Y le pagó a una empresa de delincuentes, Promel, para que acopiara 20 mil toneladas de basura tóxica, con arsénico, mercurio y otras sustancias cancerígenas en un lugar fiscal que arrendaron en el cerro el Chuño (Región de Arica y Parinacota). Luego se construyeron viviendas sobre ellas y cientos de familia resultaron afectados ”.

Girardi agregó que “se ha generado una controversia respecto a la responsabilidad que tendría Suecia y la empresa Boliden. Esta basura tóxica fue llevada a Quebrada Encantada, a cerca de 700 metros, y quedaron abandonadas ahí sin ningún resguardo sanitario adecuado y nunca han sido tratadas, como tampoco los suelos que quedaron contaminados ”.

El senador sostuvo que “la comunidad afectada interpuso acciones legales en Suecia, pero los tribunales de justicia suecos rechazaron las querellas con el argumento que el prescrito. Pero hoy, relatores de derechos humanos de la ONU plantean que se violaron los derechos fundamentales, por lo que se trata de delitos imprescriptibles ”.

“Es inaceptable que el Gobierno sueco se desentienda de esta situación, menos cuando va a celebrar Estocolmo + 50, porque en la conferencia de 1972 Estocolmo cuestionó estos tráficos de basura tóxica que países ricos envían a países pobre de África o América Latina transformándolos en un resumidero de basuras que no querían tener ”, agregó.

«Se presentan como uno de los países más comprometidos con el Medio Ambiente»

El legislador argumentó que “este tráfico fue totalmente ilegal porque se hizo en el año 85, pero ya en el 84 había una resolución de la OCDE que impedía estos tráficos de residuos peligrosos. Hoy tenemos que Suecia se presenta al mundo como uno de los países más comprometidos con el Medio Ambiente, pero no es verdad porque ampara empresas criminales como Boliden y encubren a delincuentes que transformaron a Chile en un botadero de residuos tóxicos ”.

“Recientemente el ministro de Medio Ambiente sueco entregó una declaración donde se abre a revaluar el destino de esta basura peligrosa. Por ello presentamos este proyecto de acuerdo -firmado por más de 25 senadores y senadoras- solicitándole al Presidente Piñera que se inicien todas las acciones para que estos residuos sean devueltos a Suecia y sean tratados allá como correspondencia, porque nunca debieran haber salido de ahí ” , sentenció Girardi.